PORROIG 

Es probable que esta pequeña cala de Sant Josep sea una de las más tranquilas y menos transitadas de la Isla en cuanto a visitas turísticas.

Rodeado por el campo circundante, excepcionales montañas verdes, casas con diques secos y altos acantilados.

Los vientos generalmente soplan suavemente en esta zona, dando así su tranquilidad que se extiende hasta el mar haciendo del buceo un gran placer.